Onlineprinters agosto 2016
 

Esto no es lo que esperaba

Esto no es lo que esperaba
Martes, 25 de octubre 2016

Los anunciantes quieren sorprender a los consumidores, pero no todos se atreven a romper los códigos convencionales de la comunicación. Según Agnès Riba, Strategic Planner de Aftershare.tv, hay un sector especialmente reacio a asumir riesgos..., ¿sabes cuál?

Sorprender, “llamar la atención” o “que se acuerden de nosotros” son objetivos que quiere casi todo briefing de vecino. Las marcas nos piden cada vez más que salgamos de los códigos publicitarios típicos para poder sorprender a la audiencia. Queremos que la publicidad ya no suene al anuncio predecible de toda la vida.

No obstante no son tantas las marcas que se atreven, o son capaces, de encontrar un código diferente y propio que tenga sentido y coherencia con lo que son. Esas marcas que son capaces de romper los códigos de la categoría y demostrar que las reglas no estaban escritas. Que, de hecho, quien las escribe tiene la sartén por el mango. Porque incluso en la categoría más encorsetada, racional o estereotipada aún hay espacio para sorprender.

Nos lo enseñó Dove en su momento con la “Belleza real” contra los códigos de la cosmética. Pero hay especialmente un sector que no se atreve a cambiar los códigos: los anuncios de perfumes. Es casi un estilo en si mismo donde todo son escenas idílicas con modelos en arquetipos de inocencia, sensualidad, seducción o éxito. Y es aquí donde Kenzo nos demuestra que sí se puede. Consigue que nos traguemos más de 3 minutos con la boca abierta. Vale, sí, lo ha hecho Spike Jonze, pero no me digáis que la estrategia no estaba clara. Yo al menos, tengo ganas de saber a qué huele. 

Por Agnès Riba, Strategic Planner en Aftershare.tv


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing