Coca-Cola Zero Zero
 

Frutas Bruñó reivindica el valor de las arrugas

Frutas Bruñó reivindica el valor de las arrugas
Martes, 08 de junio 2021

Tres actrices pertenecientes al colectivo "de50pararriba" protagonizan la nueva campaña de Frutas Bruñó, que reivindica el valor de la madurez y la experiencia. Y es que el edadismo ya es la tercera causa de discriminación por detrás del racismo y el sexismo, según la OMS.

En una sociedad marcada por el culto a la belleza y la juventud, Frutas Bruñó lanza la campaña "Las arrugas del melón", una pieza de ficción que aborda la problemática del edadismo poniendo en valor la experiencia de la edad. La campaña de Frutas Bruñó lleva por título La fábula del melón. “Las arrugas del melón Piel de Sapo, lo que llamamos escritura, son una de sus características principales”, explica Juan Carlos Bruñó, Director de marketing de la empresa valenciana. “Es junto al peso, el tamaño y la dureza, lo que nos ayuda a saber que un melón está perfectamente madurado y listo para el consumo”.

El anuncio recrea una audición de teatro, donde una actriz de perfil senior se dirige a los miembros del jurado para sorprenderles con un mensaje velado a favor de las arrugas, que nos anima a mirar bajo la piel para descubrir el verdadero valor de las personas. La nueva campaña de Bruñó consolida el concepto creativo del pasado año y hace hincapié en el paralelismo entre las arrugas del melón y de las personas, que en ambos casos representan el paso del tiempo, la experiencia y la madurez.

El edadismo, definido por la OMS como “los estereotipos, los prejuicios y la discriminación contra las personas debido a su edad”, se ha converti- do junto al racismo y el sexismo en una de las principales causas de dis- criminación. Un problema que afecta especialmente al contexto laboral, donde las personas desempleadas de más de 50 años ven cada vez más difícil encontrar un puesto de trabajo acorde a su experiencia.

Maite Merino, Begoña Caparrós y Antonella Pinto, miembros de “de50pararriba”, son las actrices que participan en la campaña. Las tres nos cuenan su experiencia personal en el mundo del cine, el teatro y la televisión a partir de una cierta edad en la que las ofertas de trabajo se vuelven cada vez más escasas. “Al hacer este personaje me he sentido muy bien. Fue muy gratificante no tener que aparentar. Ser yo misma en cuanto a la edad, a las arrugas, a lo que soy”, afirma la actriz Begoña Caparrós. “Reconocer la realidad propia, en este caso tener más de 50 años, y que sea uno de los valores añadidos que una puede aportar, ayuda a generar la sensación de autoestima de que uno está donde está sin tener que pretender ser algo diferente a lo que uno es. El concepto edadismo es muy desconocido, incluso para mi antes de esta campaña, pero cuando se acuña un término es porque en la sociedad ya hay algo palpitando”.

Además del vídeo principal de la campaña, se ha realizado una serie de entrevistas y contenidos dedicados a destacar –y celebrar– la experiencia de los profesionales senior, que lucen con orgullo sus arrugas porque saben que son el reflejo de toda una vida.

 


Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl Control Publicidad lanza su número de Septiembre 2021
 
 
Grupo Control