QUIBI: lo que pudo ser, pero de momento no es

QUIBI: lo que pudo ser, pero de momento no es
Viernes, 25 de septiembre 2020

Jeffrey Katzenberg, Director de Walt Disney Studios y fundador de Dreamworks, presentó en Cannes Lion 2019 un nuevo proyecto que tenía que cambiar por completo el mundo del entretenimiento. Su nombre es Quibi y su elemento diferenciador, que sus contenidos estaban pensados para ser vistos únicamente desde el móvil.

A ojos de muchos, Quibi lo tenía todo para triunfar: grandes y contrastados profesionales del mundo del entretenimiento, holgada financiación y un formato ideal para los tiempos actuales. La idea de una plataforma, cuyos contenidos son series con episodios que no superan los diez minutos y pensados para ser vistos a través del móvil, parecía la fórmula perfecta para las generaciones Y, sobre todo, Z. Acostumbrados a las redes sociales y YouTube, Katzenberg y compañía aseguraban durante su intervención en los Cannes Lions 2019, que ambas generaciones acogerían con los brazos abiertos una plataforma que se colocaba en las antípodas de los HBO, Netflix, Amazon Prime y similares.

¿Qué ha ido mal?

Recientemente Katzenberg, en una entrevista en The New York Times, afirmaba con rotundidad “le atribuyo todo lo que nos va mal al coronavirus. Todo”. Y es que, tras desembarcar en Estados Unidos a bombo y platillo un 6 de abril, en plena pandemia, con previsiones de 7 millones de usuarios de pago en un plazo de un año, en estos momentos no llegan a los 2. Tras una inversión de 1.700 millones de dólares, la apuesta ahora mismo pierde agua por todos lados.

Pero es cierto que las palabras de su fundador no deben caer en saco roto. Quibi es una plataforma pensada para entretener a los espectadores mientras están fuera de casa; de camino al trabajo, a la vuelta, en las pausas del desayuno o la comida, mientras esperan el metro o el autobús, o incluso haciendo cola en el cine. Por desgracia para ellos, el confinamiento global ha hecho saltar por los aires todo su plan estratégico.

Sin embargo, cuando profundizas en sus interioridades, descubres que únicamente un 30% de los cuatro millones de usuarios que se descargaron la aplicación los primeros dos meses se acostumbraron a ver las series del catálogo a pesar de que los tres primeros meses de suscripción eran gratuitos. El motivo principal hay que buscarlo en el contenido y es que, a pesar de contar con nombres conocidos como Christoph Waltz, Sophie Turner o Demi Lovato, ninguno de sus títulos fue capaz de calar hondo del modo en que si lo hicieron series como "Juego de Tronos" en HBO, "Stranger Things" en Netflix, "The Boys" en Amazon Prime, o más recientemente "The Mandalorian" en Disney+.

Para terminar de rematar el desaguisado, Quibi tampoco tuvo en cuenta que el público actual (aunque es verdad que HBO no sigue esa fórmula) se ha acostumbrado a ver varios episodios seguidos. En su caso, esa costumbre gana incluso mas peso al tratarse de episodios tan cortos. Pues resulta que los suscriptores solo pueden ver bloques de tres episodios.

¿Hay futuro para Quibi?

En estos momentos, y a ojos de muchos expertos (el prestigioso The Wall Street Journal incluido) la cosa pinta muy oscura. El equipo directivo ha tomado recientemente la decisión de rebajarse el sueldo un 10% para evitar despidos, el presupuesto para contenidos tendrá que reducirse en 300 millones, y antes de junio de 2021 deberán lograr una inversión adicional de 200 millones si quieren seguir a flote. Pero quizás lo más urgente, además de por supuesto más dinero, es ...

Puedes leer el reportaje completo en el número de septiembre 2020 de la revista Ctrl Control Publicidad.


Descárgate GRATIS la versión LITE del número de octubre de la revista CTRL
 
Grupo Control