Tortura en Prime Time

Tortura en Prime Time
Lunes, 02 de diciembre 2019

No sólo fue violada en "Gran Hermano" sino que, además, fue forzada a ver las imágenes del delito. Una barbaridad semejante merecía un castigo y han sido los internautas quienes lo han impuesto sugiriendo un boicot publicitario al que ya se han sumado conocidas marcas como Nestlé, Lóreal, Nissan y MediaMarkt.

Una mujer ha sido torturada delante de las cámaras por los productores del programa "Gran Hermano". Sucedió hace dos años y el resultado es una especie de "snuff movie softcore"; porque la torturan, pero no la matan, que a eso todavía no ha llegado la televisión basura, aunque alguna película de ciencia ficción ya lo anticipa y tampoco hay que descartar que se llegue a producir en un futuro. Después de grabado, el vídeo de la tortura se ofreció en bandeja de plata a Tele5, la cadena emisora del programa que, para sorpresa de algunos, decidió no emitirlo; mostrando unos escrúpulos que no sabíamos que tenían los que convierten a este tipo de realities en una de las estrellas de su programación.

El nivel de degradación moral y encanallamiento de la televisión basura sigue descendiendo a profundidades de fosa marina, sin que ello suponga una caída de la audiencia sino todo lo contrario. La demanda de espectáculo lo sostiene. O, dicho de otro modo, el pueblo lo sostiene, y esa es la gran coartada de los magnates de la televisión populista. Como dirían los Kinks “Give the people what they want”, y al que no le guste que no mire, porque este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte, etcétera.

El vídeo podría haber quedado bajo custodia, al alcance únicamente de los jueces instructores del caso, pero este mes se ha filtrado a la prensa y las redes sociales han ardido. Una ola de indignación ha convertido en trending topic al hastag #carlotanoestassola. Carlota es la mujer torturada por ZeppelinTV, la productora de Gran Hermano. El debate abierto en el ciberespacio se pregunta si hay alguna manera de acabar con este tipo de infamias, y con los cínicos que las perpetran amparándose en un uso espurio del derecho a la libertad de expresión. Obviamente, la solución más lógica sería que nadie viera ese programa, pero eso parece una misión imposible. Si el circo romano fuera legal, la retransmisión en directo de leones devorando cristianos sería líder de audiencia en su franja horaria.

Descartado el boicot de audiencia, los internautas indignados han propuesto otro más perverso y dañino: el publicitario. Cientos de tuits y post difundidos por las redes han solicitado a las marcas que retiren sus inversiones en GH, y algunas de la envergadura de Nestlé, Lóreal, Nissan o MediaMarkt han aceptado la propuesta. Inspirados por la gente, estos anunciantes han comprendido que no hacer publicidad en Gran Hermano es otra forma de hacer publicidad. En algunos seminarios y manuales esto se llama Responsabilidad Social Corporativa, concepto que, en resumen, significa que las empresas tomen conciencia de su integración en una comunidad a cuya salud económica, social y medioambiental deben su propia prosperidad.

Todavía es pronto para saber si esto es el principio del fin de este famoso reality; “uno de los programas preferidos por la audiencia española” según un comunicado de Mediaset en el que se lava las manos de toda responsabilidad en el caso. No es probable. Este Goliat no va a caer tan fácilmente. Pero hay algo que la gente sí ha conseguido. El comunicado de Mediaset es también, y a su manera, un acto de contrición, mientras que ZeppelinTV ha pedido perdón a la víctima por torturarla delante de las cámaras. Algo es algo.

Por último, y por si a alguien le interesa, la tortura consistía en encerrar a Carlota en un espacio cerrado llamado “confesionario” y mostrarle un vídeo en el que se ve cómo fue violada mientras estaba inconsciente. El violador era un habitante de la casa de GH. O sea, un tipo seleccionado por la productora en un casting. Sobre eso nadie ha pedido perdón todavía. De hecho, se le hacen entrevistas en prime time.

El listado de marcas que han boicoteado a Gran Hermano puede consultarse fácilmente en cualquier red social. Es el turno de los consumidores.


Grupo Control