¿Un piquito?

¿Un piquito?
Lunes, 28 de agosto 2023

La igualdad en género es, objetivamente, un buen negocio para las empresas y asociaciones. También para las federaciones de fútbol y sus patrocinadores. Es lógico, por tanto, que las marcas patrocinadoras del fútbol femenino se posicionen a favor de las jugadoras en el escandaloso caso del que fuera presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales.

"Las Ibéricas F.C." es una comedia española dirigida por Pedro Masó en 1971 sobre fútbol femenino que cuenta las andanzas de un equipo de mujeres tan ligeras de ropa como repletas de problemas sentimentales. La película, machista a más no poder, reflejaba claramente el rol de la mujer española en los comienzos de la década de los setenta. Mucho ha cambiado la sociedad en estos cincuenta años en todos los aspectos, y en el de la igualdad de género en el fútbol también.

La igualdad de género contribuye a la innovación porque incorpora otras visiones de la realidad que en las sociedades no igualitarias quedan relegadas, no sólo de la economía sino también del pensamiento productivo. Un buen ambiente de trabajo que favorezca el bienestar, la calidad de las relaciones internas y la autoconfianza de todos los miembros de una plantilla, consigue un aumento de la productividad y una atracción del talento diverso para cargos de liderazgo que impulsan el crecimiento y la competitividad de las organizaciones, tanto públicas como privadas.

La igualdad de género es, objetivamente, un buen negocio para las empresas y asociaciones. También para las federaciones de fútbol.

El mundial de fútbol femenino que se ha desarrollado este verano ha conseguido atraer un público exponencialmente mayor, con una audiencia mundial superior a los 2.000 millones de espectadores, el doble de la conseguida en el mundial anterior de Francia en 2019.

Las cifras de ingresos por patrocinio del fútbol femenino están aún muy lejos de las que genera el fútbol masculino. Según un estudio de Omdia, la diferencia entre ambos mundiales es más que notable: 1.700 millones de dólares obtenidos por el Mundial masculino en Catar, frente a 300 del femenino en Australia y Nueva Zelanda.

El potencial para los ingresos por patrocinios en el fútbol femenino es enorme, no sólo por la tasa de crecimiento de sus audiencias, sino porque acerca a marcas que nunca hubieran encontrado su sitio en el masculinizado fútbol masculino. Y otro catalizador muy relevante para explicar el enorme potencial de los ingresos por patrocinios en el fútbol femenino es que muchos de los países que más éxito tienen en la competición no son los mismos que en el fútbol masculino (Australia, Suecia, Estados Unidos…), por lo que incorporan al visionado de este deporte nuevos potenciales consumidores para las grandes marcas.

Aunque Budweiser o McDonald’s se encuentran entre los mayores patrocinadores de ambos campeonatos, en el femenino se han incorporado marcas más femeninas como Rexona, o más asentadas en estos países donde el fútbol femenino tiene más éxito que el masculino, como Team Global Express o Mengniu.

La igualdad de género en el mundo de la empresa y la comunicación de marcas no es un asunto de cuotas, sino de comprender el entorno real en el que se hacen los negocios, y cuáles son sus riesgos y oportunidades tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda. Porque hablamos de oportunidades, sí, pero también de riesgos, porque los grandes patrocinadores tienen ya muy claro que su marca debe estar ligada a la igualdad de género y no pueden admitir para su imagen un escándalo como el que ha saltado en el futbol femenino en España y ha llegado a la prensa internacional, copando las redes sociales. A nadie le puede haber extrañado la reacción pública de los patrocinadores habituales del fútbol femenino Iberdrola, Renfe o Iberia posicionándose del lado de las futbolistas en su denuncia contra el presidente de la RFEF. Como diría Michael Corleone, “It's not personal, it's strictly business “.

Nuevos mercados y nuevos patrocinios que surgen de una nueva manera de interpretar el mundo y el consumo basada en una mayor igualdad de género. Quien no lo entiende o no lo practica no puede dirigir un negocio de tanto dinero actual y potencial como es una federación de fútbol. En la FIFA lo han entendido, y en España parece que casi todos también.


Wo Studio febrero 2024
Aedemo febrero 2024
 
Lo más leído
Ayer
Semana
Mes
Año
1
Cargando...
2
Cargando...
3
Cargando...
4
Cargando...
5
Cargando...
 
 
Grupo Control
 
Kit Digital
Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia
Financiado por la Únion Europea - Next Generation EU