5 pistas para que tu Informe de Sostenibilidad genere valor a tu marca

5 pistas para que tu Informe de Sostenibilidad genere valor a tu marca
Lunes, 07 de junio 2021

La obligación por ley de ser transparentes sobre su RSC puede ser utilizada por las empresas como una oportunidad para dar visibilidad a sus logros en la materia y generar así valor para su marca. Emilio Vera nos da las 5 claves para hacer un buen Informe de Sostenibilidad.

La mejor motivación empresarial para adoptar cambios hacia una economía más moderna es la regulación. Porque cuando la Ley nos obliga, nos motivamos inmediatamente para cumplirla. Y la Ley 11/2018 obliga a una gran parte de las empresas españolas a ser transparentes sobre sus prácticas, políticas y objetivos de responsabilidad social. Y déjenme que les anticipe algo: ya está trabajando la Comisión de la UE en una nueva directiva para aumentar aún más la calidad y cantidad de información que las empresas van a tener que publicar.

Ya que tenemos una Ley que nos obliga a mostrar a todos nuestros grupos de interés y a nuestra competencia la situación de nuestra RSC, ¿por qué no aprovechamos lo que no tenemos más remedio que hacer público para posicionar mejor a nuestras marcas? No se trata sólo de un buen diseño con muchas fotos corporativas, sino que tenemos la oportunidad de mostrar los puntos fuertes en materia de sostenibilidad que nos permiten generar mejores impactos en la sociedad y en su ecosistema.

Podemos limitarnos a cumplir con la Ley o hacer un Informe que realmente tenga la capacidad de generar valor para nuestras marcas. Estos son los cinco puntos que tienes que tener en cuenta para hacer un buen Informe de Sostenibilidad:

  1. Haz un estudio previo de materialidad. Antes de decidir la forma y los contenidos del Informe, investiga los temas que son más relevantes para los grupos de interés de tu empresa y cuáles son los que más impacto social y ambiental generan porque en ellos encontrarás los puntos clave para el posicionamiento de tus marcas. Busca las matrices de materialidad que han publicado otras empresas de tu sector porque la tuya se va a parecer bastante, y te ayudará a entender mejor cuáles son los debates van a condicionar el futuro de tus marcas.
  2. Decide el formato en el que vas a reportar antes de empezar. En materia de sostenibilidad existen tres marcos fundamentales: memorias de sostenibilidad, informes integrados y estado de información no financiera. Aunque sólo el último es el obligatorio en España, puedes optar por formatos más modernos, más parecidos a los de tu competencia en otros países, y que te van a permitir estructurar la información de manera más encajada con la estrategia empresarial general. El Informe Integrado es actualmente el formato más usado por las compañías responsables con más vinculación a los mercados financieros internacionales, como es el caso de la mayoría de las empresas de Ibex35. La elección del formato va a condicionar la estructura de contenidos y las personas de tu empresa que se van a implicar en el proceso.
  3. Decide los estándares que vas a utilizar para presentar tus datos. Es importante utilizar estándares de reporte internacionales para la información sobre la sostenibilidad de la empresa, ya que muchos de los grupos de interés o son internacionales o necesitan comparar nuestros datos con un entorno internacional. Existen diversos estándares de publicación para los asuntos de Sostenibilidad internacionalmente reconocidos; Pacto Mundial de las Naciones Unidas, Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Acuerdo de París sobre cambio climático, Principios Rectores de Naciones Unidas, norma (ISO) 26000, y sobre todo GRI (Global Reporting Initiative). Procura publicar bajo el formato GRI y no olvides hacer una trazabilidad con los ODS para que con la misma información puedas responder a ambos requerimientos.
  4. Ten en cuenta que tu contexto de sostenibilidad tiene que tener en cuenta toda la cadena de valor. Cuando un consumidor se decide por comprar tu marca, está comprando también a tus proveedores. Asume la responsabilidad sobre ellos porque tus clientes ya la han puesto en ti. Si, por ejemplo, el reciclaje ha surgido como un tema muy material en tu negocio, no olvides explicar qué estás haciendo para mejorar la capacidad de reciclaje de tus proveedores y cómo lo estás midiendo. Tu imagen y tu propósito deben ser coherentes con la manera de trabajar de tus proveedores y el Informe de Sostenibilidad es donde vas a poder ponerlo de manifiesto.
  5. El informe del año anterior es el primer paso para el informe del año siguiente. Una vez publicado, no olvides provocar un diálogo sobre el Informe con tus grupos de interés. La participación sistemática de los grupos de interés, ejecutada y analizada adecuadamente, va a ayudarte a mantener un aprendizaje continuado en tu organización sobre el entorno social y ambiental en el que opera y, además, fortalecerá la confianza y mejorará la rendición de cuentas. Con toda esta información, pon en marcha un plan director de Sostenibilidad para gestionar lo que puedas (y debas) mejorar y que será la base del Informe del año siguiente. El compromiso tiene recompensa en la imagen de tu marca.

Y una bola extra. Utiliza el Informe para anticiparte a los cambios regulatorios. Piensa que estamos en un tiempo en el que la transparencia y la comparabilidad de datos están cada vez más en el punto de mira de las instituciones públicas. Lo que ahora es un debate entre públicos expertos puede acabar siendo un debate político e impulsar nueva regulación. Aprovecha el diálogo con tus grupos de interés para entender mejor estos debates y cómo tu empresa puede ayudar antes de que sea tarde. El Informe de Sostenibilidad, en cualquiera de sus formatos, es un buen lugar para posicionar tus marcas en los valores que vendrán en el futuro cercano.


Descárgate GRATIS la versión LITE, Especial Agencias Indies 2021 de la revista Ctrl ControlPublicidad
 
 
Grupo Control