Que disfrutar no te quite el sueñoAdvertisement
 

¿Es sostenible utilizar 3 litros de agua para producir 1 litro de agua embotellada?

¿Es sostenible utilizar 3 litros de agua para producir 1 litro de agua embotellada?
Lunes, 19 de septiembre 2022

La respuesta a esta pregunta no debería dejar lugar a dudas y, sin embargo, el consumo de agua embotellada conlleva altos costos ambientales, incluido el agotamiento de las aguas subterráneas. Y es que, por ilógico que parezca, se requiere agua adicional para producir la versión embotellada.

El agua embotellada, en su esencia, es uno de los negocios más sorprendentes que ha creado la sociedad de consumo industrial. En el planeta del agua, donde toda la vida depende por completo de este recurso líquido, que circula continuamente por mares y ríos y a través de cada célula viva, este mercado nos dice que nuestro recurso fundamental está tan arruinado que no podemos usarlo. Y, en lugar de arreglarlo, hemos recurrido a sistemas de soporte de vida artificial más contaminantes para acabar pagando por ese recurso más de lo que pagamos por la gasolina de nuestros coches.

Los consumidores beben agua embotellada porque las empresas les comunican que es más benigna que el agua del grifo, aunque según estimaciones del gobierno de la NRDC de los Estados Unidos, alrededor del 25 por ciento del agua embotellada es en realidad solo agua del grifo, a menudo sin tratamiento adicional. 

Pero el problema es mayor que la, a veces, cuestionable pureza del agua embotellada anunciada, ya que el consumo de agua embotellada conlleva altos costos ambientales, incluido el agotamiento de las aguas subterráneas, el consumo de combustibles fósiles y la contaminación. Si algunas empresas simplemente embotellan el agua del grifo, otras la bombean de manantiales y acuíferos. Se requiere agua adicional para producir la versión embotellada. Por ilógico que parezca, se necesitan tres litros de agua para producir un litro de agua embotellada, según el Water Footprint Network (2010).

Millones de barriles de petróleo al año se consumen para producir botellas de plástico para agua, y millones más se consumen para transportarlas, a veces a miles de kilómetros de su fuente de origen. De hecho, uno de los valores del producto que suelen destacan la mayoría de las marcas es la gran distancia entre las montañas inaccesibles donde reside ese acuífero y la ciudad de destino de su consumo. 

Además, la fabricación del plástico genera toxinas y gases de efecto invernadero. Una vez compradas por los consumidores, las botellas de plástico generalmente se desechan después de un solo uso. La mayoría de ellos terminan en vertederos e incineradores, donde la incineración libera más gases tóxicos y más gases de efecto invernadero. Esto no ocurre con los grifos urbanos.

Estamos ante una industria que es negativa para el medio ambiente. ¿Alguien imaginaría un spot de petróleo que mostrara su hipotética extracción en un entorno ecológico entre cervatillos que beben de una cascada maravillosa rodeada de árboles y pozos petrolíferos? No, es evidente que el petróleo no es un producto ecológico y no son esos los valores a los que debería ligarse. Pero sí puede vincularse a otros valores de producción, empleo, sanidad, etc. que se conseguirían gracias a él, así como promoverse la idea de que esa extracción pudiera ser menos contaminante y destinar parte de sus beneficios a programas de mitigación o adaptabilidad al cambio climático. ¿Por qué no lo intenta también la industria del agua embotellada?


El chupete 2022
Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl ControlPublicidad lanza su número de septiembre 2022
 
 
Grupo Control