Onlineprinters mayo 2016
 

La FAD apunta a las personas

La FAD apunta a las personas
Martes, 18 de noviembre 2014

Diseñada por Publicis, la nueva campaña de la FAD se dirige a la población general con el fin de marcar un punto de inflexión en la línea de comunicación seguida hasta ahora: los riesgos de las drogas dejan todo el protagonismo a las personas.

Informar sobre los riesgos del consumo de drogas, alertar sobre los peligros de su consumo abusivo o cuestionar sus supuestos beneficios han sido hasta ahora los ejes más recurrentes de la comunicación de las campañas de la FAD en las dos últimas décadas. Sin embargo, con la nueva campaña de la FAD se apuesta claramente por una nueva línea de comunicación en la que las personas son la clave para reducir dichos consumos y su impacto.

La FAD plantea ahora trabajar básicamente con los sujetos. En palabras del director general de la FAD, Ignacio Calderón, “sabemos que existen muchos riesgos en el consumo de drogas, pero la FAD entiende que la mejor forma de enfrentar y paliar esos peligros ahora es dejar de insistir sobre los riesgos, sobradamente conocidos, y tratar de reforzar la capacidad personal para enfrentarse a ellos”.

De hecho, la FAD ha defendido desde hace años la necesidad de analizar y enfrentarse a los consumos de drogas no como un fenómeno aislado, sino como una conducta de riesgo social cuyas raíces (su sintonía con los valores imperantes, su funcionalidad, su potencialidad identitaria, etc) son en gran medida comunes a otras conductas de riesgo social.

Por eso, y para seguir avanzando en la prevención de los consumos, la FAD ya no puede ocuparse sólo de las drogas, ni preocuparse sólo por los problemas. La FAD tiene que contemplar todos  los elementos  (contexto cultural, valores, estilos de vida, identidades, hábitos, necesidades, aspiraciones, proyecto vital) en los que los consumos aparecen, a veces marginalmente y en ocasiones vinculados de manera decisiva.

No se trata de que la FAD plantee un cambio de objetivos, sino de una adaptación estratégica para mantener las finalidades habituales. Y esta adaptación se concreta en cuatro claves básicas.

  1. Trabajo centrado específicamente en adolescentes y jóvenes.
  2. Análisis de la realidad juvenil desde todos los prismas.
  3. Prevención de riesgos, tanto de consumos de drogas como otros.
  4. Desarrollo integral de la persona a través de estrategias fundamentalmente basadas en la educación en valores.

Como afirma el director general de la FAD, Ignacio Calderón: “Para poder ser más eficaces es necesario asumir que, tras décadas de campañas informativas, los consumidores conocen los riesgos que implica el consumo de drogas, pero éstos se ven matizados por las expectativas de beneficios, por imaginarios que pudieran parecer. De hecho, según las investigaciones de la FAD, el mayor riesgo que los jóvenes temen en relación con el consumo de drogas es el riesgo de exclusión; y ese riesgo se deriva no de consumir sino de no hacerlo”.

Es decir, al margen de los diferentes problemas que pueden generar los consumos de drogas, las estrategias preventivas deben tener en cuenta que existen determinados aspectos de funcionalidad y utilidad para quienes realizan dichos consumos. Por tanto, una estrategia de enfrentamiento que parecería adecuada sería la prevención inespecífica, no dirigida en exclusiva a enfrentar el consumo de drogas sino a la promoción de conductas, actitudes y valores que contribuyan a la construcción de personas capaces de gestionar su realidad y a la generación de estilos de vida positivos. En definitiva, educación. Educación "en valores" desde la etapa infantil –otra apuesta de la FAD- para dotar de herramientas y recursos personales a adolescentes y jóvenes que les permita enfrentarse al consumo -y otras conductas de riesgo- de la forma más eficaz.

“La clave, la persona"

La campaña utiliza algunas de las imágenes más emblemáticas de las campañas de la FAD: el gusano entrando por la nariz, el lema “Engánchate a la vida” o el comecocos, entre otras. De esta forma se realiza un recorrido visual por la historia de las campañas de la FAD que son recordadas y/o reconocidas por más de un 90% de la población española de 15 a 65 años.

Entre las imágenes alusivas de las campañas, se intercala el mensaje:

“Explicamos sus peligros. Intentamos que no se consumieran. Después de 25 años sabemos que la clave es trabajar con las personas”

El concepto creativo de la campaña -plasmado en un spot para TV, una cuña de radio y una gráfica para prensa y publicidad exterior- ha sido desarrollado por la agencia Publicis, que desde enero de 2015 trabajará de forma desinteresada en las campañas de la FAD.

La música ha sido cedida de manera desinteresada por el DJ, Cristian Varela, quien elaboró el tema también de manera altruista para la campaña de la FAD y el PNsD “Música Dance para que tú no la bailes”.

La campaña permanecerá activa al menos 3 meses, siendo difundida de forma gratuita por la gran mayoría de los medios de comunicación españoles de ámbito nacional, autonómico y local, a quienes la FAD quiere agradecer su colaboración sin la cual sería imposible el desarrollo de este tipo de iniciativas.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing