CocaCola Music Experience - La Música NO PARA y las ganas de seguir TAMPOCOAdvertisement
 

Teletrabajo, estado mental y creatividad

Teletrabajo, estado mental y creatividad
Miércoles, 28 de octubre 2020

La pandemia de la Covid-19 ha dejado al descubierto muchas carencias del teletrabajo. Hemos hablado con ocho profesionales de la creatividad en varios niveles y una Chief Happiness Officer sobre sus experiencias durante estos meses y las lecciones que han extraído del trabajo fuera de la oficina. (Texto: Javier Pérez Rey).

Clara Hernández, Directora creativa de Tangoºconsidera que, aunque no haya sido un “camino de rosas”, la experiencia personal de estos meses con el teletrabajo ha sido positiva. “Llevo 18 años viviendo en Madrid, pagando alquileres astronómicos desde entonces, y por primera vez he podido disfrutar de mi casa”, nos comenta, aunque también es consciente de las dificultades que han podido atravesar compañeros que comparten piso y trabajan y duermen en el mismo espacio o que tienen hijos a su cargo. También nos comenta que, con la ayuda de Jesús Flete, su dupla creativa, la adaptación fue rápida. “Al principio, en los ratos de silencio no sabíamos muy bien donde mirar, pero a la tercera videoconferencia ya estábamos cómodos”, sostiene la creativa.

Por otra parte, Manir Fadel, Director general creativo para España de VMLY&R, reflexiona con nosotros sobre la posible incompatibilidad entre un proceso íntimo y trasladar ese proceso al trabajo en remoto, aunque valore que la necesidad haya hecho que las cosas funcionaran y surgieran buenas ideas. “El teletrabajo no sustituye a estar juntos en el mismo espacio físico. Muchas ideas nacen de un intercambio de miradas, una broma mientras tomas un café. Y nacen incluso mucho más rápido así. Además, una madre o un padre de dos hijos que estén estudiando en casa saben lo difícil que es trabajar en estos momentos extraños, porque no pueden concentrarse. O un creativo junior, encerrado en un apartamento pequeño: ¿cómo se encontrará desde la vertiente emocional?”.

Susana Pérez, Directora creativa ejecutiva de Proximity Madridopina que si ya en España no se estaba muy por la labor de implantar el teletrabajo antes de marzo de 2020, los departamentos creativos de las agencias eran “los últimos sitios en los que se pensaba que podría funcionar”. Y asegura que, pese al proceso de adaptación a los nuevos procesos formales que impone la tecnología, la creatividad fluye de forma similar a través de una pantalla. “Es verdad que hay que acostumbrarse y que la forma de pensar es ligeramente distinta, pero en lo formal, no en la esencia. Antes, cuando estabas con un equipo reunido en una sala pensando, había momentos de silencio y no pasaba nada; ahora con una pantalla de por medio los silencios son más incómodos y las horas para pensar se tienen que agendar”. La directora creativa ejecutiva de la oficina de Madrid señala como factores que perjudican a la creatividad, más que el teletrabajo, “la falta de conexión con la realidad y la parálisis”, dos hándicaps que afectan a la inquietud habitual que suelen tener los profesionales creativos y que pueden provocar vivir en un continuo “día de la marmota”.

Elena Monzón, Chief Happiness Officer en El Ruso de Rocky, recuerda con nosotros los momentos de incertidumbre y el proceso de adaptación a una de las circunstancias más complicadas a las que se han podido enfrentar. “A pesar de que el teletrabajo ha sido algo impuesto, esta experiencia nos ha enseñado que también es un modelo viable en nuestra profesión y que, compaginandolo con un modelo presencial, se saca el trabajo adelante satisfactoriamente”, afirma Monzón, que cree que el compromiso y sentimiento de pertenencia del equipo ha hecho que se superaran los temores iniciales y que “ni se notara que estábamos fuera de la oficina”.

Conciliación

Raquel Martínez, Directora creativa ejecutiva de McCann, hace hincapié en los malabares que han tenido que hacer los que tienen niños en casa para teletrabajar y teleeducar, una situación que define como una “locura total”. Sin embargo, considera que “ha sido bonito compartir reuniones con compañeros con sus bebés en brazos, lidiar con estilo con la irrupción de tu hija en medio de una presentación y no perder el hilo y ver que, aún con todo eso, todo fluía bien y las campañas iban saliendo adelante con nota”. Uno que ha sido padre recientemente es Juan García-Escudero, Chief Creative Officer de TBWA España: “He tenido un bebé en pleno confinamiento así que para mí ha sido un regalo de la vida poder convivir con mi hija durante sus primeros nueve meses de vida. Creo que es lo mejor que podemos extraer de esta nueva forma de funcionar”.

Óscar Moreno, Director creativo ejecutivo de Darwin Social Noise, cree que la conciliación familiar ha sido un factor de estrés al solaparse con el trabajo de la agencia. “De repente hemos vuelto a tener que hacer las tareas que los niños y niñas hacían antes en el colegio y en estos meses hemos sido un complemento en la formación de una forma que antes no hacíamos con tanta intensidad. Esto ha sido estimulante y divertido a ratos, pero también muy estresante”. 

Inspiración, tecnología y trabajo en equipo

María Arrieta, Directora de arte de Dimensión, considera que, previa adaptación a las tecnologías, son una buena solución, excepto cuando hay muchos profesionales implicados. “Cuando hay mucha gente dentro de un proyecto, es difícil comunicarse así que en persona, muchas veces por cuestiones ajenas a nosotros. Problemas técnicos como que no se escuche a alguien, se corte la conexión, se congele el vídeo, etc..., dificultan la interacción. Y mucho más en un proceso de brainstorming, donde seguir el hilo es importante....”, nos cuenta la directora de arte de la agencia donostiarra, que valora muy positivamente la generalización de los documentos online colaborativos, que son “vivos y enriquecedores” y que ya se venían utilizando desde antes del confinamiento.

Javier Carrasco, Socio fundador y Director creativo de La Despensa, manifiesta que lo individual ha cobrado en los últimos tiempos un gran protagonismo: “El proceso grupal, en equipo, se ha quedado a medio gas. Se echan de menos los peloteos, las conversaciones que generan grandes cosas o el beber del de enfrente”. Y añade: “puedes ver al que está al otro lado, en su casa, pero nunca será lo mismo. Es exactamente igual que cuando cenas con unos amigos a través del ordenador: es bonito, pero no es lo mismo”. 

Mejora de flujos de trabajo y sinergias

Volvemos con Javier Carrasco (La Despensa), quien señala: “Somos un animal social, y algunos son más animales que otros y les ha costado el aguantarse a ellos mismos”, afirma Javier Carrasco (La Despensa). "Hay algo maravilloso de lo que parece que no nos hemos dado cuenta: ahora reunirse no es lo mismo pero es mucho más fácil. Deberíamos hablar más, aprovechar la facilidad para entendernos mejor. Más briefings directos con los equipos, más reuniones de dudas. Más entender lo que nos piden porque nos lo está explicando en primera persona quien nos lo va a aprobar”.

Pero, como nos cuenta Susana Pérez (Proximity Madrid), están todos esos elementos negativos ya citados y mil más. “Por ejemplo, yo ahora os estoy contestando mientras estoy pasando el coronavirus, después de días de incertidumbre, pruebas, llamadas al médico... Obviamente, este no es un buen caldo de cultivo para la creatividad, igual que antes os comentaba la falta de conexión con la realidad, con la cultura, con la calle”. Pero, igual que están todos estos factores negativos, “sabemos que la creatividad es la única manera de cambiar las cosas, no sólo en publicidad; en general, hemos visto que haciendo las cosas de la misma manera no conseguimos cambiar nada, hay que buscar nuevas soluciones y para eso la herramienta fundamental es la creatividad”. Por eso, la directora creativa ejecutiva pide aprovechar el momento, ya que cree que antes de la pandemia ya “estábamos en un momento de redefinición de la creatividad y los procesos creativos” y que ahora es el momento en el que no hay que devaluar el pensamiento y las ideas creativas ya que ellas nos pueden “ayudar a reconstruir todo: marcas, negocios, países...”. En cuanto al tema de los flujos de trabajo, Pérez nos cuenta que están viendo que “había demasiados perfiles intermediarios entre idea y cliente y ahora estamos optimizando mucho esos procesos y trabajando muy de la mano con el cliente”.

Juan García-Escudero (TBWA) comenta que, teletrabajando, son “inevitables las distracciones de la vida que hacen que, o tienes alguien que te ayude con los niños y los quehaceres domésticos o, evidentemente, no te concentras igual que cuando estás aislado”. Si bien, el creativo considera que las distracciones y las interrupciones incesantes también ocurren en el lugar de trabajo. “No es extraño ver a creativos escondiéndose en rincones de la agencia para pensar sin que nadie les moleste”, añade García-Escudero. Para el creativo de la agencia multinacional TBWA, “debemos tratar de conseguir lo mejor de los dos mundos. Tener arranques de proyecto y presentaciones presenciales creo que es esencial, y luego hay que combinarlas con trabajo telemático para tener una mejor calidad de vida y conciliación familiar. Los clientes y agencias debemos estar cerca los unos de los otros en los procesos, así es como mejor funcionan las cosas, pero se puede estar cerca sin necesidad de una fiscalización continua”.

Puedes leer el reportaje completo en el número de octubre de la revista Ctrl Control Publicidad.


Callao City Lights 2020
Descárgate GRATIS la versión LITE del número de octubre de la revista CTRL
Premios Agripina 2020
 
Grupo Control