Coca-Cola Zero Zero
 

Leones de plástico reciclado

Leones de plástico reciclado
Martes, 03 de agosto 2021

El festival de creatividad de Cannes ha llegado a un acuerdo con Naciones Unidas para la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en su Agenda 2030. Un gran acuerdo, porque el buen uso de la creatividad comunicacional no sólo produce un impacto positivo en las empresas, sino también en el conjunto de la comunidad donde estas empresas operan.

Mucho antes de que alguien inventara los premios de Cannes, Plutarco dijo que un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo. Por el momento ya tenemos el ejército de leones de Responsabilidad Social en Cannes, y, además, todos confeccionados en plástico reciclado. Sólo nos quedaba saber si quien ha dirigido este ejército de galardones es un ciervo o no. Y también ha resultado ser un gran león. Los galardones han estado bien motivados y, en su mayor parte, alejados del greenwashing. Vamos en la buena dirección.

Desde principios del pasado siglo, las marcas se fueron dando cuenta de que la industria de la publicidad es una de las industrias más poderosas en su capacidad para moldear los valores culturales de las personas y también moldear patrones de comportamiento. Y si el mundo quiere afrontar con éxito unos objetivos de desarrollo sostenible tan ambiciosos como los que plantea la Agenda 2030, la creatividad comunicacional tiene que ser un elemento fundamental y debe ejercitarse con responsabilidad.

Este año, en la categoría de ODS hemos tenido 20 finalistas y el Grand Prix ha sido para una compañía sueca prácticamente desconocida pero que ha sido capaz de generar un gran impacto. Doconomy es una startup que apareció en 2018 y ha sido capaz en tres años de alcanzar una gran popularidad en temas ASG con su producto 2030 Calculator. Se trata de una herramienta digital capaz de calcular la huella de carbono de más de 5.000 productos en toda su cadena de valor, desde su producción hasta su empaquetado, transporte y disposición en punto de venta. El cálculo se realiza de manera muy rápida, económica y con una metodología homogeneizada para todos los productos. Esto supone democratizar el acceso a la capacidad de calcular las emisiones y etiquetar con este impacto todo tipo de productos, dando acceso a competir en este campo a cualquier empresa, y no sólo a las grandes multinacionales y sus grandes marcas como venía sucediendo hasta ahora.

Vivimos un tiempo en que la regulación ambiental crece y se establecen los principios de taxonomía que ayudan a distinguir el grano de la paja en cuestiones ecológicas. Malos tiempos regulatorios para el greenwhasing, buenos tiempos regulatorios para la comparación y la transparencia. Sólo nos faltaba poner la transformación tecnológica al servicio de la democratización de la información técnica de las emisiones a todos los proveedores de productos. De alguna manera, podemos decir que la ASG está evolucionando hacia la ASGT, con T de Tecnología. 

La Calculadora 2030 premiada da ventaja a las marcas pequeñas y medianas que quieren desafiar a las marcas más grandes haciendo que la producción sostenible y los productos de bajo impacto sean más competitivos en un entorno de mercado en el que los clientes están empezando a entender que todo lo que consumimos, sean productos, servicios, transporte o inversiones, tiene dos precios: el que pagamos con dinero al proveedor de servicios y el que pagamos todos sobre el planeta y la comunidad social en que vivimos.

Con 2030 Calculator, el etiquetado de carbono, transparente y accesible a todas las empresas, garantiza que los consumidores puedan incluir el factor de las emisiones de CO2 a la hora de tomar sus decisiones de compra y ser más conscientes del impacto. Y es que este impacto ambiental es un valor que las nuevas generaciones están empezando a dar más relevancia que las anteriores.

El mensaje del Grand Prix de Cannes en Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es sólido: cambiemos el mundo con datos reales y comparables gracias a una tecnología asequible para todos que permitan adaptar los nuevos valores de concienciación y compromiso ambiental a la comunicación de las marcas y las decisiones de compra de los clientes.

En la shortlist de la categoría de ODS en el pasado festival de Cannes había 22 campañas norteamericanas, 21 campañas asiáticas, 11 latinoamericanas y 14 europeas. De estas últimas sólo una campaña española pudo entrar: la realizada por Kitchen Madrid para Oxfam “juntas somos victoria” para defender los derechos de las personas indígenas en ciertas áreas de Colombia ante grupos armados. Tenemos mucho recorrido por delante, un camino apasionante bueno para todos.


Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl Control Publicidad lanza su número de Septiembre 2021
CX Congress 2021
 
 
Grupo Control